Haciendo un pequeño espacio en su recargada agenda y a solo horas de regresar a la capital, logramos entrevistar a Manolo del Castillo, presentador del programa Reportaje al Perú que nos visita una vez más para mostrar un nuevo ángulo del turismo en Ucayali.

Divertido, sincero y apasionado, así encontramos a Manolo minutos antes de grabar unas escenas en el restaurante El Tuyuyo donde presentó lo mejor de nuestra comida en esta cocina fusión amazónico-pucallpina. Mojado por la lluvia, cansado; pero, con una sonrisa en los labios fue como nos recibió Manolo del Castillo en esta entrevista exclusiva para Pucallpa Interactiva e ÍMPETU.

¿Qué tal Manolo? ¿Cómo te trata Pucallpa?

Bien, bien, es nuestro último día después de una semana de haber estado trabajando acá de todo un poquito, ciudad, Yarinacocha, nos hemos ido a Masisea, a Imiría…

Hay gente que piensa que Pucallpa es aburrida porque no hay nada qué hacer ¿Crees tú que Pucallpa es un lugar turístico?

Sí claro. Faltan desarrollar varias cosas como proyectos de desarrollo, como cosas más integrales; pero, incluso sin que hayan grandes proyectos ya Pucallpa es entretenida, es divertida. Por ejemplo la Fiesta de San Juan, de toda la Amazonía la que se celebra en Pucallpa es la que convoca a más gente, la más alegre, la que tiene más estampas, la más divertidas, más que Iquitos que es más grande como ciudad.

Yo escucho Fiesta de San Juan y al toque lo relaciono con Pucallpa y el resto de la ciudad también tiene esa cosa rica de la selva que a pesar de ser una urbe ya grande con barrios nuevos que van creciendo por donde vas. Hablando como turista o alguien que ha venido por primera vez, encuentras otro mundo, el mundo de las motos, el mundo de un lago o una laguna que está al lado de la ciudad o de un río, la forma de desplazarte en “motocar” o en peke peke, la música, la forma diferente como habla la gente de la Amazonía, la comida, ver las parrillas en la calle…

Desde que llegas a la ciudad -para el que nunca ha llegado acá- estás feliz porque encuentras otro mundo diferente al de la costa, al de la sierra y eso es muy rico. Tiene unas raíces muy fuertes que la identifican.

¿Qué crees que falta para desarrollar mejor el turismo?

Con la cantidad de recursos que tienen quienes están metidos en el tema del turismo, sean privados o sean autoridades, hagan y desarrollen estas actividades de manera más integral, no que lo hagan de forma aislada cada quien “yo tengo mi restaurantito, yo hago mi maleconcito, yo hago mi jardincito” sino que vean que esto puede convertirse en un súper producto para el Perú.

Hay países en el mundo que con cosas mucho más sencillas hacen que en torno a ello exista una gran industria de turismo. Hay una piedra en Estados Unidos en medio de una pampa y ellos hacen el tour a la piedra, venden fotos, hacen suvenires y todo. Acá con la cantidad de cosas que hay falta que se la crean un poco más los pucallpinos y que sepan que esto para el mundo es único, es valioso, no solo el paisaje sino también la cultura, la gente, la forma de ser nuestra.

¿Podría ser una actividad económica principal en Pucallpa?

¡Claro! Como ocurre en otros países del mundo. También ocurre en pueblos del Perú. Hay pueblos pequeños de la sierra, de la selva y de la costa que con menos atractivos su actividad turística se ha convertido en su principal fuente de desarrollo. Acá todo lo que hay es increíble. Hasta hace unos años yo no conocía Cashibococha y en estos momentos todo mundo me habla de Cashibococha. La selva tiene mucho más por descubrir, por entregar a propios y a visitantes.

¿Qué es lo que más te gusta de Pucallpa?

Me gusta andar en moto, en “motocar” y me gusta subir a un bote. Si no me he subido a un bote en Pucallpa, no he venido; me gusta más que la comida, la comida es deliciosa; pero, yo vengo a Pucallpa y tengo que subirme a un bote. Si no, no estoy en la selva, en Pucallpa.

Mencionaste la comida. ¿Cuál es tu plato favorito en Pucallpa?

Los pescados. Como ya he recorrido todo el Perú yo ya no pido el clásico tacacho con cecina que es lo que piden todos los que no tienen la suerte de viajar tanto. Comí tacacho con cecina por montones; pero, he descubierto lo rico que son los pescados que tienen en las parrillas, los pescados envueltos en hoja sea con muchas espinas o no. Ese sabor que nunca lo voy a tener en Lima, un tacacho, una cecina quizá lo encuentre en Lima; pero no estos pescados en la calle frente a la laguna. Para mí eso es lo más rico que tiene Pucallpa y en general la Amazonía.

¿Cuántas veces has venido a Pucallpa?

Varias. He venido desde chico por mi cuenta, con mi familia, de turista, con el programa varias veces también, unas seis o siete veces que recuerde.

¿Siempre has encontrado cosas nuevas?

¡Claro! ¡Nuevas y enormes! Esta vez el programa que estamos haciendo tiene cuatro partes, una partecita es ciudad, otra es Imiría, otra es Masisea y otra es Yarinacocha con Cashibococha. Estoy seguro que el Perú no sabía nada de Masisea ni del Imiría. Estoy seguro que muchísimos pucallpinos no han ido, estoy seguro -como ocurre en muchos lugares- qué a veces no conoces qué hay más allá. Van a ser imágenes sorprendentes. Mostrar Masisea, mostrar Imiría, los lagos que hay ahí son alucinantes.

¿Cuál es tu percepción del Imiría?

Que está muy bien que hace unos años se haya declarado Área de Conservación porque es una joya natural y cultural porque hay varias comunidades nativas y ya que todavía no ha empezado el turismo por ahí y está en proyectos e ideas. Hay que trabajarlo cuidando que no se convierta en un sitio caótico como quizá lamentablemente ha pasado en todo el Perú y en el caso de ustedes pasó en Yarinacocha.

Yarinacocha es lindo, es la carta de presentación de Pucallpa; pero, hay mucho caos, mucho desorden, basura, todos ustedes saben que es Yarinacocha. Lo ideal hubiera sido que Yarinacocha hace 40 años contara con un plan de manejo de cómo hacer turismo, pero en esa época no se hablaba de eso.

En estos momentos tenemos información de cómo manejar un recurso turístico natural, sería bueno que Cashibococha, el turismo en Masisea, el turismo en el Imiría se maneje bien para que nadie encuentre nunca una botella de plástico, no encuentre basura y que el desarrollo turístico beneficie a las poblaciones de la zona, no solo a los empresarios tanto locales como de fuera, que se beneficie la gente de la zona.

Comentarios